Roberto Rodriguez Seis


El autor de "Brindo por mis canas," Roberto Rodríguez dirige su agencia de servicios de relaciones públicas, creatividad y compra de medios en el Norte de California,
actividad que ha realizado junto al periodismo por 20 años en su país natal, y otros 20 en el área donde reside en la Bahía de San Francisco, California. Escribe textos para anuncios de televisión, prensa y radio, y en su tiempo libre lo dedica a escribir poemas, y de esa colección espera publicar su primer libro en un futuro cercano. Su poesía es romántica básicamente, y tiene un tono atrevido para unos, íntimo para otros. Aunque también tiene unos giros cuando escribe para el pueblo inmigrante en cualquier país del mundo.
Le gusta viajar por cualquier medio, por lo que ya hizo cuatro visitas al "viejo mundo" y a atravezado Los Estados Unidos y parte de Canadá por tren y automóvil.
Roberto Rodríguez nació en San Salvador, un 16 de Mayo de 1947, y a los 18 años trabajó como pasapapeles en un periódico de su país, pero en pocos menos de dos años ya estaba escribiendo noticias y actuando como reportero gráfica para la misma empresa llamada "EL DIario de Hoy:" Posteriormente, hizo Relaciones Públicas para instituciones de gobierno y de la empresa privada, hasta que definitivamante se quedó con la industria publicitaria en 1972.

Sus Poemas:

El brindis por mis canas.

Roberto Rodríguez,

Derechos reservados

El brindis por mis canas.
Brindo! Por mis canas, que gritan mis años vividos,

brindo por mis cabellos blancos que nacen cada día,

hilos que tejen mis experiencias y atesoran mis fracasos.


Brindo! Por mis canas,

porque enraizan los pasajes de mi vida,

cabellos blancos que callan al viento mis aventuras de valentino,

y mis vergüenzas de tenorio burlado.


Brindo! Por mis canas,

porque mantienen original y auténtica mi testa,

y porque respetan mis desnudas arrugas bajo mis ojos,

Ahh... cabellos blanquinegros, amigos fieles al reloj de la vida.

Vértebras divisibles e inmutables del pasado,

un pasado que fue lo que pudo haber sido, y fue.


Por mis canas brindo.

Listones invisibles de amores vividos,

viñetas y huella del destino que viven para decirme aqui estamos:

Miralas, tocalas, tiralas, abonalas, pero no las pintes.


Son tuyas para siempre.

Porque si bien cuando naciste fuiste de un color,

de un grito y un olor a sangre original

Ahora no cambies la belleza,

la patente original de la figura que el Hacedor diseñó para ti.


Sigue brindando, pero no tiñas, ni pintes,

Mantente auténtico, original;

que las canas son como el agua pura que beben al cuerpo,

los años bien vividos.


Hilos de plata que fueron de puro oro.

Tiñeron los años con natural decoro

ese manantial de fuego es ahora caídas de nieve.

Mañana es templaza indómita pasión
que te lanza a dormir y soñar.

Sentenciados estamos todosa los hilos de plata y de esperanza.

Los años y el vino

Roberto Rodríguez,

Derechos reservados

Mayo, 209.


Entre la vid y la vida...

está el vino,Cabernet o merlot, zinfandel, chardonnay,

o rosévino que en barriles se añeja para ser al final, lo sé,

ricamente absorbido por el exigente paladar..es su destino.


Los años del vino vienen hoy a mi mente

porque asi como el vino, mi vida también se añeja

para el deleite de mi público presente y ausente.


Pero hoy más que antes, me vida asi como el vino,

se consume por lentos sorbos, delicadamente absorbidos

en cada uno de mis versos suaves, tiernos y prohibidos..


Mi vida como el vino se degusta en familia,

entre amigos, entre el amor y el rencor de quienes sin saberlo,

se quedaron atrás, sin saborear sus años y menos,

el néctar de la vid.


Quizas se perdieron en otro mundo antes de añejarse,

o quiza su destino los consumió entre selvas de rascacielos,

o en medio de los tsunamis de otros universos de anhelos..


Por eso, entre la vid y la vida, yo sigo como ayer, y como el vino,

añejando los años para disfrutar del inmediato porvenir

antes de que llegue el dia de ser consumido por la vida...
es mi destino.
Salud!!

Invierno en California

Roberto Rodríguez

Derechos reservados

Enero, 2007.

Abrazos y besos te doy mi amada

mejilla, labios y senos percibo

como el manjar más noble y sencillo

del ser más que ser en la madrugada.


Te siento desnuda, pero sin frío.

Cuando mi piel se enerva

a todos lados siento tu hierba

que me enreda al manantial de río


Sigamos a oscuras, que no amanezca,

que el tren siga su rumbo,

que no venga el alba a nuestro mundo,

mientras tu te vas y vienes, caliente y fresca.


Ni cerremos los ojos ni abramos el día

Sigamos, disfrutando del mejor manjar:

tus besos, tus senos y tu ojos serenos,

y mi deseos, mientras es invierno en
California.

La amante perfecta

Roberto Rodríguez

Derechos reservados

Abril 29, 2007.
No me perteneces, y eres mía.
No soy tuyo, y me tienes.
No vives conmigo,
Y tu vives en mí.

No me das hijos
Y puedes tener los míos.
No pago tu renta
Y reposo en tu lecho.

No me cocinas
Pero comemos juntos.
No lavas mi ropa
Pero me desvistes.

No eres celosa
Pero me quieres tener siempre.
No juraste serme fiel
Pero no finjes al desearme.

No discutes por nada,
Aunque hablamos lo que quieres
No conozco tus amigos
Pero los míos si te conocen.

No llevas mi apellido,
Pero no lo necesitas para gritar
Que soy tuyo...

porque yo soy tu hombre, y tu la amante perfecta.

Monologo o mono-loquio

Roberto Rodríguez
Derechos reservados

Mayo 2, 2009.
Quiero, pero no quiero.

Estoy y no estoy.

Avanzo y me quedo,
indeciso, ambiguo, desesperado, inquieto,

lento,angustiado.
Me falta alguien, me faltas tu.

Que lástima si te vas.
No sabes lo que pierdes, y lo peor,

no sabes lo que gano, pero ambos perdemos.
Entonces?

No te vayas, aunque quiero, y no quiero..